Radar Detector: La Cuina d’en Garriga

Domingo. Después de un sábado noche movido, ¿qué mejor que un buen desayuno para recuperar fuerzas?

Desayunar el domingo pasado en La Cuina d’en Garriga me pareció una gran idea. Había estado en este colmado-restaurente hacía tiempo, un día que quería preparar una buena comida en casa y me pasé por allí para comprar una botella de vermut y algunos quesos. Pero nunca había comido allí.

El sitio es encantador y acogedor. Cuando te sientas en una de sus mesas, rodeado de estanterías llenas de botellas de vino o tazas y sartenes, tienes la sensación de que estás en la cocina de una casa -preciosa- y de que eres el invitado de alguien. La comida es inmejorable y todos los productos, seleccionados siempre con cuidado, son de gran calidad.

Desayunamos, pero ni brunch ni vermút. Aquí, en La Cuina d’en Garriga, lo que se llevan son los Esmorzars de Forquilla (que traducido sería algo así como “desayunos con tenedor”). Unas olivas, un buen pan, un bikini de brie trufado y, por supuesto, una butifarra con mochetas del ganxet, que no podían faltar. Y una copia de vino. Vamos, lo que mi padre llamaría “un desayuno como Dios manda”.

Más allá de los Esmorzars de Forquilla, en La Cuina d’en Garriga tienen cocina abierta todo el día y una selección de productos increíbles para llevarte a casa. Y todo a 1 minuto de Paseo de Gracia, lo que lo hace más insólito e increíble.

Si te apetece un desayuno como los de antes, ya sabes dónde ir :)

LaCuinaDenGarriga-6

LaCuinaDenGarriga-3

LaCuinaDenGarriga-2

LaCuinaDenGarriga-montaje1

LaCuinaDenGarriga-7

photos: alba garcía aguado

Verano en Italia

01260017v2_small_cinqueterre

Italia.

Hacía mucho que no visitaba Italia. Y aunque la había visitado muchas veces, creo que nunca la había vivido como es debido. En mi colección de visitas se encontraban varios viajes de niña, algún que otro crucero en la adolescencia y un viaje de final de curso. Supongo que no era de extrañar que tuviera un recuerdo un tanto borroso de ella.

Este verano volví con unas amigas y pude ver la Italia de verdad y de la que todo el mundo habla. Me enamoré de los pueblecitos en los acantilados, de la costa serpenteante y rocosa, de los platos de pasta, el pescado asado y de nuestro piso con persianas verdes de madera.

01260002_medium

01260003_small

01260021v5_medium

01260013_small

 

photos: alba garcía aguado

 

Shake on Mondays #8

Shake on Mondays #8

Hoy es domingo pero no publicaré esto hasta mañana lunes. Porque esto va de música para animar los lunes. Pero hoy es domingo y yo necesito música para relajarme y despedirme de esta semana tan movida. Así que, amigos, aquí va mi Shake on Mondays #8:

  1. Keaton Henson, To Your Health
  2. The War on Drugs, Red Eyes
  3. Father John Misty, Nancy From Now On
  4. Arctic Monkeys, Dance Little Liar
  5. Dwntwn, Til Tomorrow
  6. Volcano Choir, Island, IS
  7. The xx, Sunset
  8. alt-J, Nara
  9. Rodrigo Amarante, Hourglass
  10. Spoon, Do You

Enjoy :)

Beuvron-en-Auge

Hay sitios tan bonitos que parecen irreales.

En nuestro viaje por la Bretaña Francesa y Normandía nos encontramos con varios, pero el que más me sorprendió fue Beuvron-en-Auge.

Nuestra guía nos recomendaba parar en este pueblecito de no más de 300 habitantes alegando que era uno de los lugares más bellos de Francia. Lo que no sabíamos era que, después de un largo rato recorriendo campos desiertos, llegaríamos a un pueblo que más que un pueblo parecía un decorado. En Beuvron-en-Auge todo, absolutamente todo, es precioso: cada casa, cada tienda, cada silla plantada en medio de la calle.

 

000018

000021

000019

000026

000025

 

photos: alba garcía aguado

Elisabeth Suzann

Supongo que era normal que yo, loca por la simetría y las líneas limpias y rectas, me enamorara de una marca como Elisabeth Suzann. En cuestión de segundos me imaginé llevando el cárdigan marrón de preciosa caída, los pantalones altos y ligeramente anchos o cualquiera de los tops que tienen en su tienda online. Una pena que, como suele pasar, no sea ropa apta para mi bolsillo. Aún así, no dejo de mirar sus fotos y de pensar lo elegante que parecería si pudiera vestir cualquiera de sus prendas.

Aiiiiish (suspiro).

ElisabethSuzann1

ElisabethSuzann2

ElisabethSuzann3

ElisabethSuzann4

 

fotos: Elisabeth Suzann

Islandia: un viaje por carretera

Siempre había querido ir a Islandia. Quizás porque mi padre me hablaba maravillas de aquel viaje que hizo con 23 años al país del hielo, quizás porque cada verano algún amigo mío volvía de allí enamorado de la isla. ¿Quién sabe? Lo que está claro es que era uno de esos viajes que tenía metido en la cabeza. Por eso, cuando hace unos meses nos pusimos a pensar en el viaje de este verano, yo lo tuve claro: Islandia. Da igual lo altas que sean tus expectativas. Después de un viaje por carretera por este precioso país desierto, en el que el paisaje cambia en cada giro que da su única carreta, tus expectativas quedarán más que superadas. Y, si no me creéis, mirad el video que hizo Sr. Woof de nuestro viaje. Le da mil vueltas a cualquier foto que haya podido hacer yo.  

Iceland 2014 – Alba & Sigfrid from Sigfrid on Vimeo.

Volver

bc2b49f8398a11e3b82e22000a9e0697_8

 

Siempre llega el momento de volver. Al menos para aquellos a los que nos gusta lo que hacemos. Así que sí, ¡he vuelto! Y en breve empezaré a llenar esto con nuevas ideas y un buen montón de fotos.

Bienvenidos de nuevo, amigos :)

La Bretaña Francesa y Normandía

Hay algo indescriptiblemente mágico en los viajes por carretera. Es esa sensación que tiene uno al mirar por el retrovisor y ver su casa alejándose, sabiendo que adonde vas todo es nuevo y desconocido, y darse cuenta de lo fácil que es coger el coche y escarparse.

Esa es la sensación que tuve el verano pasado, cuando recorrimos kilómetros de carreteras para ver los paisajes de la Bretaña Francesa y Normandía. Lo que me encontré allí superó con creces mis expectativas.

Os dejo con un pequeño avance de de fotos de algo que será más grande. Todas ellas hechas con mi vieja Pentax.

britany_normandy_sheshakes1

britany_normandy_sheshakes3

britany_normandy_sheshakes6

britany_normandy_sheshakes4

britany_normandy_sheshakes5

britany_normandy_sheshakes6

BretañaNormandía_sheshakes

 photos: alba garcía aguado

Yerse en la 080 Barcelona Fashion Week

Yerse_Backstage2_small

Yo nunca había ido a un desfile. Ni siquiera a uno pequeño. Pero hace una semana me encontré viendo de primera mano un desfile en una pasarela de las grandes. Me refiero al desfile de Yerse en la 080 Barcelona Fashion Week. Y no sólo eso, sino que también pude colarme en el backstage y ver de cerquita los nervios, las prisas, las risas y los imprevistos que hay detrás de algo como esto. Y, ¿sabéis? Ésta novata salió encantada. Primero, porque el equipo de Yerse fue un encanto. Segundo, porque la colección era preciosa. Y, tercero, porque el desfile fue un gusto: raquetas de tenis antiguas, calcetines altos, viseras de plástico y Me & The Bees tocando en directo.

Por si tenéis curiosidad, aquí os dejo unas fotos que hice en el desfile. ¿Bonito o no? :)

 

Yerse_Catwalk_080_Barcelona_Fashion_Week

 

photos: alba garcía aguado

25

Vietnam_she_shakes

 

Permítanme un pequeño discurso personal.

El pasado domingo 29 de junio cumplí 25 años y creo que no es poco.

La verdad es que no recuerdo qué pensaba de pequeña sobre cómo sería mi vida a estas alturas. Nunca fui de esas que se pone hitos relacionados con la edad: a los 25 tengo que encontrar al hombre de mi vida, a los 28 tener un buen puesto de trabajo, a los 30 dar la vuelta al mundo. Ni loca. Yo siempre he sido más de ir improvisando, de ir caminando y a ver dónde me lleva esto. No es que no tenga objetivos, pero creo que es absurdo ponerse nervioso por no alcanzar las cosas a una edad que te has marcado tú mismo.

De todos modos, llegado a un número redondo como el 25, no puedo evitar hacer un recuento, una revisión de cómo van las cosas. Y joder, no puedo quejarme. Lo cierto es que la vida te va trayendo las cosas -o te las va quitando- y, como el ritmo no para, tú ni te enteras. No voy a enumerar todo lo bueno que me ha pasado, ni tampoco todo lo difíciles que se han puesto las cosas demasiado a menudo. Esto no va de eso. Esto es sólo una excusa para recordarme a mi misma que debo tener paciencia. Que todo llega si pones tus ganas y tus fuerzas en ello.

Y, claro, esto también es una excusa para dar las gracias. Mejor, las GRACIAS, en mayúsculas. A todos los que, de alguna manera -cerquita, lejos, o a través del móvil o el ordenador-, habéis formado parte de mi primer cuarto de siglo.

Espero que los próximos 25 sean igual de bonitos :)

PD. La foto la hizo Sigfrid hace un par de años, cuando íbamos en un barquito camino de Cham Island, Vietnam.