Ugot Bruncherie

Un sitio que incluye una pared de flamencos y huevos pasados por agua con aceite de trufa es seguro un buen sitio.

Me hace feliz ver que en Barcelona se abren sitios como Ugot. Sitios donde tanto la decoración como la comida respiran un mimo especial, como si estuvieras en el salón de la casa de tu abuela y fuera ella quien te hubiera preparado ese huevo pochado con pan de brioche. Eso sí, hablamos de una abuela un tanto moderna: no todas las abuelas son mañas en preparar pasteles de nube de cereza negra (lo siento, no hay foto porque me lancé a devorar el postre tan pronto como me colocaron el platito en la mesa).

Qué pena. Tendré que volver para ver si consigo hacer alguna foto de ese mueble de madera lleno de pasteles que se ve tan sólo entras por la puerta (ejem, ejem).

ugotbruncherie_sheshakes.jpg

IMG_1400.JPG

Vermut en casa

Me gusta todo el ritual que hay detrás de preparar una comida cuando viene alguien a comer a casa. Pensar en el menú, ir a comprar, cocinar, preparar la mesa. A veces está todo planeado, a veces sale solo. El fin de semana pasado, por ejemplo, compramos una botella de vermut Casa Mariol y eso sirvió de excusa para organizar una pequeña comida en casa. Y para que yo disparara un par de fotos, autorretrato incluido. fotos: alba garcía aguado

Radar Detector (NYC): Peels

Hace meses de aquel brunch en Peels, en el East Village, y todavía me acuerdo del olor de las tostadas, el bacon y los huevos fritos. De lo bien que me sentó en café caliente después de una mañana caminando en el frío de Nueva York, de lo bueno que estaba el yogur con fruta y cereales, cuidadosamente ordenado en capas dentro de un bote de cristal. Me acuerdo incluso de lo mucho que nos gustó el bote de ketchup que había sobre la mesa y, sobre todo, de lo precioso que era el lugar. ¿Vais a Nueva York de vacaciones? Pues no os podéis perder este sitio. fotos: alba garcía aguado

Radar Detector: Granja Petit Bo

Más arriba de Plaça Tetuan, en territorio desconocido para mi, se encuentra la Granja Petit Bo. Este no es uno de esos sitios que haya encontrado por casualidad paseando (para mi el Passeig Sant Joan, calle en la que se encuentra este bonito café, empieza y acaba en Arc de Triomf). No. Este es uno de esos sitios de los que te hablan y, tras ver algunas fotos, no puedes dejar de ir. Así que este sábado Sr. Woof y yo por fin nos acercamos para comprobar qué tal saben los poached eggs (huevos ¿pochados? ¿pochos? ¡nunca lo sé!) de esta Granja. ¿La nota? Un sobresaliente. Lo mismo que su decoración: madera por todas partes y de muchas clases distintas, detalles bonitos como cajas de fruta en el suelo, una escalera de madera gigante como revistero o unas lámparas que quería robar para llevármelas a casa. Además, tienen un menú cerrado para brunch, lo cual me pareció muy buena idea. Este

read more Radar Detector: Granja Petit Bo

Radar Detector: Brunch & Cake

Ai, los brunchs… ¡como me gustan los brunchs! Tienen el horario perfecto: suficientemente pronto para tomar un desayuno a lo grande y suficientemente tarde para acabar con un postre como el del almuerzo. Un sitio perfecto para un brunch si estás por Barcelona es sin duda el Brunch & Cake. Con un estilo tirando a nórdico, es un sitio encantador donde acercarse a pasar un rato y, por supuesto, comer algo. No importa si dulce o salado. No importa si un café, un té o un zumo ecológico. Aquí no hay especialidades: todo está bueno. Desde los cupcakes hasta el solomillo gallego pasando por los huevos revueltos. Hazte un favor y acércate aquí. all pictures by me & Sr. Woof.